Teatro Regional del Maule, un coliseo con acento local

Teatro Regional del Maule

Comenzó su historia en 1875 como el Teatro Municipal de Talca, una construcción de cal y ladrillo ubicada en el corazón de la ciudad del valle central chileno. El teatro original fue demolido en 1968 y tres décadas después, en 2005, se inauguró el actual Teatro Regional del Maule (TRM), el primero de los teatros regionales del circuito cultural chileno. Hoy, el TRM ofrece una variada programación de conciertos liderados por cuerpos estables como la Orquesta Clásica del Maule, espectáculos de ballet, ópera y música popular, y montajes de compañías teatrales con un marcado acento local que abren las puertas a un «espacio para todos».

 

A fines del 2015, la ciudad de Talca, corazón de la zona central y agrícola chilena, amaneció invadida por afiches que promocionaban la ópera La traviata, de Giuseppe Verdi. Era una de las primeras coproducciones de ópera que estrenaba el Teatro Regional del Maule (TRM). El elenco incluía a cantantes como la soprano Paulina González (Violetta) y el tenor Sergio Járlaz (Alfredo), mientras que la dirección de escena corría a cargo de Rodrigo Navarrete. La presentación de la ópera también fue una oportunidad para que la Orquesta Clásica del Maule (OCM), uno de los cuerpos estables del teatro, se luciera bajo la batuta de su director titular, Rodrigo Rettig.

 

«Una exuberante labor dramática», «una magnífica producción», titularon algunos destacados críticos operáticos chilenos sobre la versión de La traviata presentada en el TRM. «Es, en suma, un excelente fin de la temporada lírica 2015 a cargo de un Teatro Regional que se quiere poner a la altura de los desafíos de un país que debe, ya, descentralizar su actividad cultural con espectáculos de alta calidad. Esta Traviata suma de la mejor forma a ese propósito.», escribió el crítico José Luis Arredondo A.

 

La programación de ópera en el teatro comenzó en 2009 con la presentación de Tosca. Tras el éxito de La traviata en 2015, no obstante, el teatro instaló una tradición de culminar sus temporadas artísticas con una ópera, protagonizada por cantantes de la escena chilena, con producciones locales y el acompañamiento de su orquesta estable. Así, las óperas verdianas continuaron estando presentes de la cartelera lírica del Teatro Regional del Maule con Otello (2016) e Il trovatore (2017), mientras que en 2018 llegaría La bohème, de Puccini.

 

Diez años antes de aquella exitosa producción de La traviata, en 2005, el Teatro Regional del Maule fue inaugurado por el entonces presidente chileno, Ricardo Lagos. El hito culminó un proceso que comenzó en 1970, cuando comenzaron los planes para construir un nuevo recinto artístico en la ciudad para reemplazar al antiguo Teatro Municipal de Talca, demolido en 1968.

 

El TRM se inauguró como el primer teatro regional de Chile, un modelo que sería replicado en el país en años siguientes con otros espacios como el Teatro Regional José Bohr de Punta Arenas (2012), el Teatro Regional Lucho Gatica de Rancagua (2013) o el Teatro Biobío (2018). La historia de este teatro, sin embargo, no está exenta de episodios anecdóticos.

 

En tierra de artistas

 

Talca es una ciudad con una población de poco más de 200 mil habitantes. Está ubicada en la región del Maule, uno de los principales focos agrícolas del valle central chileno. En los campos y comunas cercanas florecen los cultivos de hortalizas, frutas, viñas y cereales. La economía ligada a la agricultura impulsó el auge de la sociedad talquina durante el siglo XIX; las importaciones de trigo a California y Australia, la industrialización en el rubro molinero y la sofisticación arquitectónica plasmaron un periodo de esplendor en la ciudad, tanto en los edificios de su casco histórico como en su producción artística y cultural. La región fue cuna de artistas como los pintores Agustín Abarca y Boris Casanova, además de los poetas y escritores Pablo Neruda y Pablo de Rokha.

 

En medio de la prosperidad del fin de siglo se erigió el Teatro Municipal de Talca, inaugurado en 1874. El proyecto materializó un afán de la comunidad talquina por construir su propio espacio para las artes y las culturas, impulsado también por Benjamín Vicuña Mackenna, en ese entonces diputado por Talca e intendente de Santiago. El teatro era un espacio lleno de lujo y ostentación que durante su breve historia recibió a personalidades del mundo artístico como la actriz francesa Sarah Bernhardt. La accidentada geografía chilena, sin embargo, remeció los cimientos del edificio.

 

 

Los sismos y terremotos que azotaron la región deterioraron el estado del teatro, particularmente el que tuvo como epicentro a la ciudad de Valdivia en 1960 y alcanzó una magnitud de 9,6° en la escala Richter. Con las devastadoras consecuencias, las autoridades de la región decidieron cerrar las puertas del Teatro Municipal en 1960 y, luego, en 1968, demolieron y sepultaron el recinto.

 

Pasarían dos años para que tomara fuerza la idea de construir un nuevo teatro. Las obras comenzaron, pero la frágil e inestable situación política y económica de Chile a inicios de la década de 1970 paralizaron la edificación. Con el tiempo, el proyecto de reconstruir un espacio para las artes en Talca quedó suspendido e incierto por más de treinta años.

 

Fue recién a inicios de la década 1990 que se reiniciaron los planes para construir un nuevo teatro en Talca. Tras los primeros pasos que se dieron a través de aportes estatales, a fines de 2001 se retomaron las gestiones y los acuerdos políticos para levantar el moderno recinto.

 

En 2005 se abrieron las puertas del remozado Teatro Regional del Maule en una ceremonia que incluyó la participación del expresidente Ricardo Lagos, autoridades regionales y cuerpos artísticos. Comenzaba, así, una nueva vida para la escena de las artes en Talca, con la promesa de ser el mayor proyecto cultural de la región.

 

Un «espacio para todos» en la región del Maule

 

El Teatro Regional del Maule está emplazado en el #1484 de Calle uno oriente, en la esquina de la Alameda Bernardo O’Higgins, la principal avenida en el corazón de Talca. El moderno edificio abarca más de cuatro mil metros cuadrados construidos, cuenta con capacidad para 1.060 espectadores y, además, contiene cuatro plantas, tecnología de punta, foso para orquesta y cámara acústica.

 

El recinto ha apostado por una nutrida cartelera que abarca teatro, ballet, danza folclórica, ópera, conciertos de música sinfónica y popular, stand up comedy, festivales, entre otras disciplinas artísticas para convertirse en un «espacio para todos» los miembros de la comunidad talquina

 

Desde sus orígenes, el Teatro Regional del Maule se ha enfocado en trabajar por y para los proyectos artísticos de la región. Esto se materializó en un proyecto social y educativo conocido como «Zona de Teatros, región del Maule», cuyo objetivo fue promover la circulación de la cartelera por distintas comunas de la región. Obras de teatro, musicales y conciertos llegaron a las ciudades de Linares, Cauquenes o Curicó, entre muchas otras comunas. En paralelo, otros proyectos artísticos del teatro comenzaron a desarrollarse y se convirtieron en elencos estables.

 

 

La Orquesta Clásica del Maule inició sus actividades en 2009 y hoy, con la dirección de Rodrigo Rettig, ya cuenta con más de 50 galas líricas populares, la producción de ocho óperas, homenajes sinfónicos y espectáculos musicales, entre otros eventos. A través de una alianza con la Fundación de Orquestas Juveniles e Infantiles de Chile (FOJI), el TRM también alberga su propia Orquesta Infantil y Juvenil, un espacio de creación, experimentación y aprendizaje dirigido a niñas, niños y jóvenes del Maule. Otro de los cuerpos que le da identidad a este teatro es la Golden Big Band, un ensamble de músicos regionales que promueve el repertorio del jazz y el swing de big band y estilos como el gospel o el ballroom.

 

De la mano de la Orquesta Clásica del Maule y el apoyo de distintas instituciones públicas y privadas, la ópera ha estado presente en el Teatro Regional del Maule desde 2009, año en que estrenaron una producción de Tosca. Luego siguieron obras como Carmen (2011); El barbero de Sevilla (2012); La traviata (2015); Otello (2016); Il trovatore (2017) y La Bohème (2018). Las producciones de estas óperas han estado protagonizadas por una generación de talentos y cantantes de Chile, entre los que se encuentran Paulina González; Sergio Járlaz; Marcela González; Javier Weibel; Evelyn Ramírez; y Camila Guggiana.

 

En septiembre de 2022, el Teatro Regional del Maule cumplió diecisiete años de vida en el panorama cultural chileno. Durante un hito para celebrar el aniversario, la secretaria ejecutiva del teatro, Victoria Flores, comentó: “nuestro compromiso es […] continuar en la profesionalización de las distintas áreas, innovar en los formatos, apoyar el trabajo de las comunas en materia de gestión cultural, y vincular los contenidos con los interés y necesidades de las personas, porque finalmente todo lo que hacemos es por cada uno de ustedes”.