Innovación y originalidad, cualidades de los latinoamericanos | David Gowland

Imagen de portada de David Gowland

En 2017, gracias a un convenio de colaboración entre Jette Parker Young Artists Programme y Ópera Latinoamérica [corrección], David Gowland –su director artístico del programa de la Royal Opera House– viajó a Argentina, Brasil, Chile y Colombia a conocer a los nuevos talentos latinoamericanos de la lírica. En febrero de 2022, David Gowland vuelve a la región para una nueva versión de Opera Workshop, esta vez en Uruguay, organizado por InterArte. Para Gowland, volver al continente significa reencontrarse con la “libertad de expresión innovadora y original” que, según él, tienen los jóvenes cantantes latinoamericanos, quienes también “se han convertido en personas más resilientes”.

 

La organización uruguaya InterArte, con el apoyo del Auditorio Nacional del SODRE y la Royal Opera House (ROH) de Londres, realizará entre el 14 y 27 de febrero próximo el Opera Workshop 2022, una convocatoria abierta de cursos presenciales para cantantes y pianistas latinoamericanos. Los talleres serán liderados por David Gowland, director artístico del Jette Parker Young Artists Programme (JPYAP) de la ROH, profesional que en 2017 visitó Argentina, Brasil, Chile y Colombia junto al director de escena Andre Heller-Lopes, para impartir clases magistrales a artistas locales.

 

La experiencia de 2017, realizada gracias a la colaboración entre Jette Parker Young Artists Programme y Ópera Latinoamérica (OLA) [corrección], fue –en palabras de Gowland– una “misión de exploración, descubrimiento, preguntas, búsqueda de soluciones y de facilitar el apoyo a potenciales artistas en su paso al circuito internacional”. A pocas semanas de la realización de un nuevo Opera Workshop en Montevideo, David Gowland evalúa la estrategia de JPYAP en Latinoamérica, comenta los principales desafíos que enfrentan los jóvenes cantantes al ser seleccionados para participar en el programa de la ROH y explica por qué, luego de la pandemia, los nuevos talentos se han vuelto más resilientes y autodidactas.

 

¿Por qué el Programa de Jóvenes Artistas Jette Parker (JPYAP) decidió observar la escena de artistas latinoamericanos? ¿Cuáles son los objetivos de la estrategia?

 

Londres, la Royal Opera House y el Jette Parker Young Artists Programme se esfuerzan por representar y acoger a todas las culturas y etnias alrededor del mundo. Históricamente, muchos artistas internacionales han sido latinoamericanos. Sin embargo, siendo un miembro regular del jurado en competencias internacionales y en los más de 20 años de nuestro programa y en diferentes conservatorios musicales del Reino Unido, percibí una caída en el número de artistas latinoamericanos. ¿Por qué? ¿Falta de acceso u oportunidades? ¿Educación? Por eso mi visita a Latinoamérica en 2017 junto a Andre Heller-Lopes –director de escena y exalumno del JPYAP– fue una misión de exploración, descubrimiento, preguntas, búsqueda de soluciones y conseguir facilitar el apoyo a potenciales artistas en su paso al circuito internacional.

 

¿Por qué la gira a Latinoamérica consiste en talleres de música y puesta en escena y no solo audiciones?

 

Para cualquier audición, competencia o postulación, un cantante debe enviar sus propias grabaciones. Si es seleccionado, se asume que él, ella o elle fue reconocido por el comité de selección en términos del potencial de su voz. En una ópera, si un personaje tiene la fortuna de interpretar un aria, eso significa que tendrá más o menos cinco minutos estelares dentro de un evento de alrededor de tres horas. Por eso, y especialmente debido al aumento en la demanda por esta profesión, por las producciones y las expectativas de los públicos en una industria tremendamente competitiva, el foco del trabajo es en la música, la preparación estilística y lingüística, las habilidades de comunicación física y dramática, la capacidad de mantener la credibilidad de un personaje y la interacción con los compañeros y las compañeras en todos sus niveles.

 

¿Cuál es el nivel de preparación que tienen los jóvenes artistas latinoamericanos que asistieron a los talleres  de 2017 en Argentina, Brasil, Chile y Colombia? ¿Qué ventajas y oportunidades de mejora ves en ellos en función de su trayectoria?

 

Debido a que solo estuve alrededor de cuatro días en cada uno de esos países, no tuve suficiente tiempo para explorar los niveles generales de preparación. Mi única guía fue el trabajo que realicé con los y las artistas a nivel individual, viendo cómo se presentaban a sí mismos, cómo yo podía aconsejarlos de forma apropiada, sin confundirlos con respecto a lo que ya habían conseguido.

 

Lo que sí puedo decir es que cada cantante que encontré en Latinoamérica tenía una libertad de expresión innovadora y original, lo que en mi opinión es un punto de partida tan esencial como tener naturalmente una buena voz.

 

En respuesta a tu pregunta, diría que esa libertad de expresión es una ventaja. La preparación musical y lingüística o el talento escénico son habilidades técnicas que pueden mejorar en el tiempo con una guía apropiada. Sugeriría que las oportunidades de mejora pueden incluir escenas grupales, interacción, no solo como representaciones, sino como procesos de exploración e intercambio. La ópera es una actividad grupal. Estas interacciones son muy ventajosas para todos a la hora de realzar la identidad artística personal.

 

¿Por qué decidieron realizar el Opera Workshop 2022 en Uruguay? ¿Cuáles son tus expectativas?

 

Durante mi viaje a Buenos Aires en 2017, me encontré con el tenor uruguayo Andrés Presno. Él tenía solo 22 años y mostraba un potencial asombroso. Como él merecía una orientación adecuada, le facilité una beca en la Guildhall School of Music and Drama bajo el tutelaje de la soprano australiana Yvonne Kenny. El increíble compromiso y respeto que Andrés demostró fue suficiente para que tan solo tres meses después fue elegido unánimemente para integrarse al JPYAP. Debido a la pandemia, él pasó gran parte de su proceso educativo en Uruguay, donde fue muy proactivo en apoyar, inspirar y motivar a jóvenes talentos uruguayos, organizando clases magistrales por Zoom conmigo y otros profesionales para compartir lo que había aprendido.

 

Por lo tanto, el JPYAP estuvo encantado en apoyar su iniciativa del Opera Workshop. Mi primera excursión a Latinoamérica en 2017 incluyó Brasil, Argentina, Chile y Colombia, con cantantes que viajaron al país que le resultara más conveniente. De acuerdo con nuestros descubrimientos identificamos otros lugares para visitar, por lo que estoy muy contento de que en el Opera Workshop 2022 también participantes cantantes de Venezuela o Perú, entre otros.

 

Recientemente, artistas latinoamericanos como Yaritza Véliz, Pablo Bemsch, Michel de Souza y Germán Alcántara, entre otros, han participado en el JPYAP. ¿Crees que el aumento de estudiantes latinoamericanos se debe a la estrategia que ha implementado el programa en el continente?

 

Creo que sí, aunque no puedo asumir que el JPYAP tuvo alguna influencia antes de que se unieran al programa. Conocí a Yaritza Véliz el 2017, en el mismo viaje en que conocí a Andrés Presno, cuando tuve la oportunidad de reunirme con la Fundación Ibáñez-Atkinson, con la cual continuamos disfrutando una relación cercana de colaboración, compartiendo ideas y sugerencias.

 

Los otros cantantes que mencionas llegaron por rutas diferentes: Pablo postuló de forma independiente; Michel se entrenó en el Reino Unido así que ya lo conocía; Germán estudió en París y luego en el Instituto Reina Sofía en Madrid. Yo ya había sido invitado allí como maestro en visita por el tenor y profesor Ryland Davies, con quien había colaborado muchas veces en el circuito internacional. Los cantantes que se forman con él son, en su mayoría, hablantes hispanos, muchos de Latinoamérica. Germán ya se había graduado cuando postuló al programa.

 

De todas formas, estamos agradecidos de que se hayan unido al programa para inspirar a artistas jóvenes locales como modelos a seguir y embajadores del JPYAP, apoyando cualquier iniciativa que puedan sugerir como organización. Esto también se extiende para los directores de escena y exalumnos Andre Heller-Lopes –exdirector artístico del Teatro Municipal de Río de Janeiro– y José Darío Innella, de Argentina.

 

 

¿Cómo es la experiencia de trabajar con artistas jóvenes en el Programa Jette Parker? ¿Cuáles son los desafíos más comunes que surgen en las audiciones, procesos de capacitación y programas de estudio?

 

Para todos los artistas internacionales jóvenes que se unen al programa, al inicio los desafíos son adaptarse a vivir en Londres, sentir nostalgia de sus hogares, que los “arrojen” a compartir escenario con estrellas a nivel mundial y trabajar con grandes conductores y directores. También existe el desafío de superar la barrera del lenguaje, ya que los ensayos generalmente se realizan en inglés, italiano o el idioma que mejor dominen los artistas en la sala. El equipo musical, asistente, de dirección de escena, el coro y todos los departamentos que componen la Royal Opera House proveen el mayor apoyo posible. El nivel es abrumador, pero el JPYAP logra preparar a los y las estudiantes al 100%.

 

Frecuentemente, los artistas del JPYAP están estudiando e interpretando múltiples roles y personajes en tres diferentes producciones simultáneamente, además de preparar recitales y participar en eventos de alto perfil. Prepararse para el nivel de expectación que exige la Royal Opera House es una prioridad. Esto requiere muchísima resiliencia y organización, lo que el JPYAP supervisa cercanamente para preparar el cumplimiento de plazos, la visión a futuro, teniendo en cuenta el bienestar vocal, mental y físico de los y las estudiantes.

 

¿Qué beneficios tiene, para un artista en formación, el ser parte de una temporada de la ROH, con directores, músicos, artistas y cantantes de clase mundial?

 

Gran parte de esta respuesta ya la cubrí en lo anterior, pero agregaría que la preparación integral es esencial. Si es una producción nueva, entonces hay tiempo para construir el personaje. No obstante, con reposiciones de La traviata o Carmen hay menos tiempo de ensayo y el foco debe ponerse en los protagonistas. Por lo tanto, los papeles más pequeños, normalmente interpretados por estudiantes del JPYAP, deben tener la capacidad de tomar responsabilidad en crear un personaje, responder y ser flexibles para dialogar inmediatamente con los artistas más renombrados.

 

De ahí nace la necesidad de fomentar la confianza en las habilidades teatrales lo antes posible. Este entrenamiento es vital para cantantes que deseen una carrera en festivales en, por ejemplo, Alemania, donde no hay ensayos para las reposiciones, quizás un repaso ocasional. Lo mismo para un artista que es llamado a participar de una producción sin mucha anticipación o conocimiento o un artista suplente que debe hacer un reemplazo y entregar confianza a sus colegas en lo que ellos esperan.

 

¿Qué papel juega tener un cuerpo de estudiantes cultural, lingüístico y educativo diverso en el JPYAP? ¿Por qué?

 

La diversidad del cuerpo de estudiantes juega un papel importantísimo. Todos los artistas llegan con su propia experiencia cultural y educacional. La belleza del programa radica en que motiva el intercambio, el respeto mutuo y la valoración de las diferencias. Generalmente, la ópera es un medio occidental-europeo, pero los que participan en ella vienen de otras partes. El punto en común es que están trabajando juntos en un ambiente mutuamente ajeno de expresión donde todos son iguales y probablemente inseguros.

 

Un ejemplo puede ser un dúo de amor en una ópera de Puccini entre un tenor argentino y una soprano china; están cantando en italiano frente a un público mayoritariamente de habla inglesa en la Royal Opera House. Sin arriesgar su propia integridad o trasfondo cultural, ¿cómo pueden trabajar en conjunto de forma convincente? ¿Cómo pueden conectarse físicamente manteniendo el debido respeto entre ambos? Son desafíos. Sin embargo, con el apoyo adecuado que esperamos proveer, todos y todas se sentirán respetados, cómodos y los resultados serán hermosos. ¡Nuestros políticos podrían aprender mucho de este proceso!

 

¿Hay algún artista latinoamericano que te haya llamado la atención recientemente?

 

Sí, absolutamente. Obviamente, debido a la pandemia, he tenido acceso limitado [al talento latinoamericano] durante estos últimos dos años, pero a través de Zoom he visto a muchos que espero conocer en persona. Por ejemplo, Vanessa Rojas, de Chile, actualmente apoyada por la Fundación Ibáñez-Atkinson.

 

¿Qué consejo le darías a un joven artista en el estado actual de la ópera?

 

La pandemia ha sido un desafío para todos y todas. No obstante, siento que muchos cantantes se han perfeccionado ya que han tenido tiempo para descansar y reflexionar. Muchos han aprovechado el tiempo de espera forzado para preparar sus papeles: investigar contextos y antecedentes, leer la fuente original –por ejemplo, La dama de las camelias para aprender papeles de La traviata– e incluso explorar la conexión entre compositor y libretista.

 

Las audiciones y clases virtuales han desafiado a los artistas a ser objetivos en cómo se presentan a sí mismos. La cámara no miente. Por eso es importante el contacto a través de la mirada o la apariencia personal, habilidades que han aprendido por su cuenta. Más que depender de gestos externos o físicos, estas limitaciones han animado a cantantes a expresarse a través de su voz y mirada, lo que lleva a una conexión más intensa. Incluso aquellos que han participado en presentaciones en vivo probablemente tuvieron que aprender cómo ensayar con máscaras o cómo involucrarse con colegas manteniendo la distancia.

 

Por eso, mi consejo sería que pudieran continuar con todo lo anterior porque confío en que la pandemia ha convertido a los cantantes jóvenes en personas más resilientes, que buscan otros medios para el desarrollo personal, y la industria ha respondido a eso.  A menudo, cuando nos enfrentamos a restricciones como artistas o seres humanos, nos convertimos en seres más creativos; las limitaciones pueden ser un catalizador para llevarnos al siguiente nivel.

 

En suma, mi consejo sería sacar provecho de lo que te hace único, diferente y especial, sin compararte con el resto. Ahora es tu oportunidad.

 

Corrección: Una versión anterior de este artículo decía que el viaje de David Gowland a Latinoamérica en 2017 fue articulado por Ópera Latinoamérica; la información correcta es que esa visita se realizó gracias a un acuerdo de colaboración entre Jette Parker Young Artists Programme y Ópera Latinoamérica. Lamentamos los inconvenientes que pudo haber provocado el error (8 de abril de 2022).