Entrevista a Andrea Puente Catán

Andrea Puente-Catán es la cuidadora y promotora del legado de Daniel Catán, participando en paneles y conferencias para compañías de ópera y universidades. Actualmente se presentan paralelamente dos óperas de Catán en México, Salsipuedes en el Palacio de Bellas Artes y La Hija de Rappaccini en el Centro Cultural Universitario de la UNAM.

 
Andrea Puente-Catán es nativa de la Ciudad de México, tiene títulos de música del Conservatorio de Música de la Ciudad de México y la Universidad del Estado de California, así como una Maestría en Fundraising and Grantmaking de la Universidad de Nueva York. Como arpista, ha ocupado cargos principales con la Filarmónica de Jalisco en Guadalajara, la Orquesta Ciudad de Málaga, la Orquesta Sinfónica de Carlos Chávez y la Orquesta del Teatro de Bellas Artes y la Orquesta Nacional de México. Actualmente reside en Los Ángeles, California, es una activa intérprete de música de cámara y fundadora del dúo de arpa y flauta Arpa y Aulos con la flautista Salpy Kerkonian.
 
La ópera Salsipuedes se presenta en el INBA ¿qué nos puedes comentar de esta obra?
A lo largo de los últimos veinte años he convivido, interpretado y promovido las obras del compositor mexicano Daniel Catán y comparto con él la misión y la importancia de la apertura del camino hacia una “ópera en español.”
Tanto en La hija de Rappaccini, como en Florencia en el Amazonas, Daniel continúa con la tradición europea. A lo que la orquestación se refiere; una orquestación generosa y voluptuosa, inspirado en algunos de sus compositores favoritos: Strauss, Debussy, Alban Berg y Ravel.
La versión de cámara de La hija de Rappacinni es una condensación de los elementos armónicos de la partitura orquestal que nos sumerge en un ambiente mágico en donde la realidad, el sueño y la ciencia se mezclan.
Si tuviera que definir Salsipuedes en una sola palabra, sería: ritmo. Daniel utiliza el ritmo para estructurar la partitura de principio a fin. Lo sorprendente en la ópera Salsipuedes es justamente la orquestación. Salsipuedes carece de la sección de cuerdas, los violines no participan y solamente un par de violonchelos y bajos están incluidos en este tejido orquestal.  Las estrellas en esta tragicomedia son las percusiones, el gran grupo que estructura y mueve hacia adelante la obra. Es como si tuviéramos a un gran combo de salsa contándonos la historia de la isla caribeña de Salsipuedes.
Salsipuedes es una apuesta a la esperanza de que tiempos mejores vendrán… Es un voto a la nobleza de las relaciones humanas, una mirada honesta sobre personajes cegados por el poder y la dulzura de personajes jóvenes que sólo ansían ser felices.
Finalmente, el elemento del amor como siempre en Catán, el último as que nos deja.
 
¿A qué atribuyes el éxito de las óperas de Daniel Catán y cuál crees que fue su mayor aporte a la música latinoamericana?  
El aporte de Daniel Catán a la música latinoamericana es que él fue el pionero en la creación de óperas en español en Estados Unidos y en el mundo. Él abre la brecha para los compositores que le siguen. A mi parecer ese fue su aporte, su misión, su visión, y yo creo que lo logró.
 
¿Qué opinas de la composición latina en la actualidad y cómo podría estar tener más visibilidad internacional?
El aporte de la música latina es gigantesca si pensáramos que somos internacionales. Si dejamos de pensar que estamos viviendo nada más en nuestras ciudades y países, y sentirnos partes de la universalidad de la música.
Para que nuestra música se escuche, lo que necesitamos es muchísima promoción y directores que crean en la música latinoamericana, que la dirijan y que agasajen a los públicos internacionales.
 
Estás actualmente vinculada a la ópera de San Diego. nos puedes contar más de tu trabajo?
Efectivamente trabajo para la Ópera de San Diego. Yo me encargo de la recaudación de fondos para que podamos presentar nuestras óperas, y además estoy a cargo de la dirección de relaciones hispanas, y como ustedes sabrán como 45 millones de hispanohablantes en Estados Unidos, lo que nos da una fuerza increíble. Mi iniciativa en la compañía de San Diego es lo que yo llamo “Ópera en español”, que es una continuación del proyecto de Daniel y de nuestro proyecto juntos, y estamos empezando a comisionar “Ópera en español” con nuevos compositores que escriban en español y presentar estas obras. Creo que este es un trabajo que todas las compañías americanas están buscando y necesitamos darle voz a nuestra gente, porque en Estados Unidos es el lugar donde convive toda Latinoamérica.  
 
Al igual que Daniel, ud ha tenido una gran carrera musical. Ha tocado junto grandes orquestas como Filarmónica de Jalisco, la Orquesta Ciudad de Málaga, la Orquesta Sinfónica de Minería, Santa Barbara Symphony, Santa Cecilia Orchestra, Antelope Valley Orchestra y la Orquesta de Baja California., y actualmente es Embajadora cultural de la US-Mexico Chamber of Comerce en California. ¿Cómo ha sido sido esta experiencia siendo mujer y cúal cree que es su rol para con todas las artistas mujeres latinoamericanas?
Lo que le recomendaría a las mujeres es que crean en lo que están haciendo, cuando uno cree en lo que está haciendo y lo haces bien las cosas caen por su propio peso. Debes sólo aplicar dedicación, disciplina, estructura, seguir adelante y lo lograrás.
Lo más importante es que no haya discriminación por ser mujer, todos tenemos que aportar, seas hombre o mujer.
 

También te podría interesar


Salsipuedes, la ópera de Daniel Catán se presenta en el INBA de México a 70 años de su natalicio